evitar ampollas

Cómo evitar las ampollas

Entre las peores situaciones a las que puede enfrentarse un deportista y lamentablemente la más común se encuentra las ampollas, algunas más graves que otras pero siempre hacen que cada paso sea una molestia enorme, sólo imagina recorrer largas distancias con una de estas en tus pies.

Lo más difícil de las ampollas es que aparecen precisamente en la zona donde existe mayor fricción, por ejemplo, en la parte posterior de los talones, el arco del pie y los dedos.

En el momento que notas una ampolla en tu pie lo primero que piensas es en encontrar una especie de fórmula mágica que las haga desaparecer, pero hasta el momento nadie la ha encontrado, tan solo podemos indicarte  cómo se forma, la manera de evitarlas y curarlas una vez que aparecen.

Cómo se forman las ampollas

Lo primero que debes aprender son las principales causas de su aparición. Las principales son tres: “recorrer grandes distancias, luego de varias horas de entrenamiento y por elegir una zapatilla-calcetín que no son los más adecuados para practicar deportes”. 

Las ampollas son heridas que se forma tras el roce que provoca un mal calcetín, esto es lo más común, porque las costuras duras o arrugas que se forman por un mal tallaje tienden a rozar la piel acumulándose un fluido bajo la zona de la piel dañada que acaba formando la ampolla.

Existen los casos más difíciles cuando la herida llega a ser profunda porque sangran y son tan dolorosas que harán que te detengas limitando la práctica deportiva.

¿Qué hacer para evitar las ampollas?

Lo primero es evitar su aparición y para esto es importante que prestes especial atención a los calcetines que usas para la práctica de deportes.  Los mejores tienen protección en los empeines, refuerzos en los talones, acolchados en las zonas propensas a los callos y elásticos que permiten una mejor circulación.

Por favor, en caso de comenzar a correr o que debas recorrer grandes distancias, trata de olvidarte de los calcetines de algodón.

Los expertos en el cuidado de la piel establecen tres campos de actuación para la prevención de las ampollas:

  1. Las zapatillas porque al igual que los calcetines es fundamental que sean de la talla correcta. Si te quedan algo grandes los bordes donde excede el material rozarán la piel de tus pies y al ser alguna talla menor donde está ajustado se ejerce presión cortando la circulación y también dañando la piel de tus pies.
  2. Los calcetines. En este punto tal vez parece algo tedioso y repetitivo pero generalmente es la prenda de vestir a la que menos atención le das mientras no aparecen las ampollas. Los calcetines de alta gama incorporan sistemas antiampollas, incluyendo las que aparecen entre los dedos. Te recomiendo invertir algo más en esto porque podrás practicar deporte de una manera segura y sin preocupaciones
  3. La piel. Trata de protegerla con productos antitranspirantes, lubricantes y/o vendajes. 

¿Tienes ampollas?… algunas recomendaciones para su cura.

Si al momento de leer este post ya tienes ampollas o simplemente a pesar de todas las precauciones que tomaste igual aparecieron… no te preocupes porque te daré una serie de recomendaciones para aliviar y curarlas.

Una de las mejores alternativas es dejar que se revienten de forma natural y se reabsorban pero en medio de este proceso el dolor y molestias estarán muy presentes. Si es tu caso trata de hacer un pequeño agujero con una aguja o alfiler para drenar el líquido… pero por favor trata de esterilizarlos primero, luego retira suavemente la piel muerta aplicando una crema antiséptica.

Al aplicar una pomada o crema antiséptica debes dejarla secar antes de colocar nuevamente los calcetines, pero si puedes utilizar sandalias que dejen al descubierto esta zona sería una solución ideal.

No trates de explotar la ampolla ejerciendo una presión brusca con tus dedos.

Lava bien tus manos para tocar esta zona, recuerda que está muy sensible y propensa a infectarse, más aún si se ha reventado y sangra.

Finalmente, si practicas deporte con frecuencia no trates de minimizar las ampollas como un problema secundario, recuerda que las lesiones de la piel además de resultar muy molestas pueden llegar a infectarse.

Tags: No tags

LEAVE A COMMENT